26 de diciembre de 2007

Murcia: pasión por los Pegaso «Barajas»

De los casi 4.500 producidos se conocen poco más de una decena conservados. Probablemente haya más pero a dia de hoy no los conocemos, y cada vez que aparece uno nuevo se celebra con algarabía. El Pegaso Z-207 marcó una época en el transporte español y es recordado con añoranza por muchos veteranos transportistas.
En la Región de Murcia he tenido el placer y la ocasión de ver de cerca cuatro de ellos gracias a la amabilidad de sus dueños.

Entre sus 27 trailers dedicados al transporte internacional el señor García Carrasco de Puerto Lumbreras guarda un lugar especial para su Z-207 de 1958. Un ejemplar que durante años sólo conocimos por una foto de Manolo Fernández y que en su dia perteneció a la Cerveza Cruz Campo en Murcia capital, realizando tareas de reparto por toda la región.

En bastante buen estado de conservación y mantenido a cubierto, este Barajas sufrió una mutación que fue muy frecuente en este modelo, el cambio de su eje delantero con suspensión independiente por otro rígido con ballestas que soportara mejor las sobrecargas a que se sometían los camiones en su tiempo, que en ocasiones llegaban a duplicar la capacidad de carga para la que estaban concebidos.
También su anterior dueño, en un momento dado, decidió cambiar la caja de cambios y motor originales por los del Comet, antes que acometer la reparación del sofisticado motor diésel de aluminio y 6 cilindros en V con inyección directa. Una joya de la ingeniería quizá demasiado sofisticada para los camioneros de su tiempo.

El señor García Carrasco desea devolver el Barajas a su estado original y está a la espera de conseguir un eje delantero original completo para comenzar la restauración, único elemento que le falta pues motor y cambio los tiene ya. Ojalá esta reseña sirva para localizarlo.

Del sur saltamos a las cercanías de la capital. Don Manuel Sánchez es un experto carrocero con una extraordinaria pasión por los vehículos clásicos. Dirige junto a su hermano la empresa familiar, Carrocerías Pequemar, en Sangonera la Seca y posee nada menos que tres ejemplares de Z-207, todos ellos con su motor original, aunque sólo uno conserva el eje delantero independiente.

Curiosa es la historia de los dos gemelos verdes. Dos Barajas casi identicos que pertenecieron a un feriante que llevaba dos atracciones de feria por dos rutas diferentes de manera que nunca se veian juntos. Por ello al hombre se le ocurrió ahorrar costes y ambos camiones funcionaban con la misma matricula, documentación y seguro... nunca lo descubrieron.

A estos dos gemelos D. Manuel ha sumado recientemente otro Barajas procedente de Serón (Almería), también descubierto en su dia por Manolo Fernández, salvado «in-extremis» de un deterioro que empezaba a ser irreversible. De los gemelos será restaurado uno, sirviendo el otro de donante. Y también el de Serón volverá a la vida.

Además en Carrocerías Pequemar tienen dos Mofletes de los cuales será restaurado el cisterna de la imagen que, apesar de su aspecto, funciona perfectamente siendo conducido por su propio dueño hace dos años al Auto Retro de Murcia.

No cabe duda de que en Murcia Pegaso es una marca querida y recordada, no en vano la tradición transportista y exportadora de la región compartió decadas de trabajo con nuestros vehículos nacionales. Y tenemos la suerte de que personas como los señores Carrasco y Sánchez (y otros más que también traeremos al blog) los conserven y restauren como se merecen.
Damos las gracias a ambos por su amabilidad.
(teneis más información y fotos de estos Pegaso en el Foro del Blog)

4 comentarios:

Manuel Fernández dijo...

Juanra: una reseña fantástica, de libro. La verdad es que has tenido la suerte de ver y fotografiar un altísimo porcentaje de los barajas existentes en España, en la actualidad.

Juanra dijo...

Gracias Manolo pero sin la ayuda de «exploradores» como tu seria todo mucho ma complicado.

Anónimo dijo...

¿Qué tipo de carrocería tiene el otro Mofletes? ¿Lo van a usar como donante para restaurar el cisterna? La verdad es que el cisterna se ve muy entero, aparte de los parabrisas rotos; si funciona bien el motor, no va a ser una restauración muy difícil. ¿Cómo está el otro?

Anónimo dijo...

El Barajas bombero de Ávila, ¿no lo podrían llevar al Museo de Bomberos de Madrid (Vallecas)? Estaría mejor que en la calle.