21 de marzo de 2006

"Mi madre es española y mi segundo apellido, Silva"



Asi se autodescribia el Principe Paul de Metternich en una entrevista a Motor Mundial en 1953. Rico y noble, apasionado de la competicion y los coches, llego a ser segundo en Le Mans en 1949 al volante de un Delage. No pudo resistir el magico influjo hispano de los Pegaso Z-102, y su sangre materna hizo el resto. Fue uno de los destacados pilotos en competicion de nuestra marca. Estuvo en los records establecidos en la carretera de Tona a Vic, junto a Celso Fernandez, con el bisiluro y la barqueta Touring. Tambien en la tentativa Le Mans 1953, y las 12 Horas de Reims del mismo año, entre otras pruebas.



Recientemente ha llegado a mis manos un libro en aleman (del que casi no entiendo nada) escrito por Langen Muller, dedicado a su carrera deportiva. Sobre todo a los mandos de Porsche, Mercedes y Pegaso. El libro, editado en 1995, contiene un ramillete de fotos poco conocidas que compensa mi nula comprension del idioma teuton.



La foto nueva del Bacalao esta sacada de este libro. Al igual que las que ilustran esta reseña, incluidas estas dos de abajo de una barqueta en Montlhery (preparando Le Mans) y el Cangrejo en el parking del mismo circuito.



2 comentarios:

El personaje dijo...

Me ha gustado mucho ese articulo que has puesto perteneciente a la prensa de la época.

Juanra dijo...

Es muy interesante. Ademas tiene la gracia de que es la maqueta que se hace en redaccion antes de enviarla a maquinas. Fijate en los recortes de texto pegados en el papel. Asi se hacia en aquellos tiempos.